Ritual de la Luna Azul

Este mes de Agosto del 2012 contará con dos lunas llenas. La primera será vista el primer día del mes y la segunda, conocida como luna azul, el 31. El próximo espectáculo de este tipo se producirá el 31 de julio de 2015. 

La Luna Azul es la segunda Luna Llena de un mismo mes. Cuando se produce es propicio realizar el siguiente ritual con la finalidad de ayudarnos a conseguir nuestros objetivos y que se concreten a corto plazo de tiempo 

La hora de hacerlo es preferiblemente sobre la media noche. Materiales:
Un cuarzo blanco
1 Vela de color azul
Incienso de mirra.
Esencia de Vainilla.
Baña la vela con esencia de vainilla de abajo hacia arriba, colócala en un lugar abierto donde pueda darle la luna, de no ser posible, colócala lo mas cercano a un espacio abierto. Al lado de la vela, coloca el cuarzo blanco y enciende el incienso y la vela con cerillas de madera.
  
En estado de meditación y relajación, repasa los hechos de tu vida ocurridos en este primer semestre del año, pon atención en los negativos y los escribes en un papel blanco con lápiz, a la luz de la vela, uno por papel. Luego prendes los  papelitos con la llama de la vela y los pones en un recipiente, para que se quemen totalmente. Al mismo tiempo entonaras la siguiente oración:

“Madre poderosa, te ofrendo mis lágrimas y el dolor pasado.
Te pido que te lleves estos hechos donde puedan ser debidamente transmutados,
para que a nadie causen dolor ni daño.
Te ruego desvanezcas el dolor y el malestar aquí presentes.
Límpiame con tu poder, deja mi ser blanco y puro,
listo para recibir las bendiciones que la vida me depara.
Ilumíname, purifícame, lléname con tu luz.
¡Que así sea!”

Luego en otro papel, escribirás todos tus deseos más profundos y lo colocaras debajo del cuarzo blanco, diciendo la siguiente oración:

“Señora de la Noche, poderosa dama, te ofrendo ahora mis deseos y voluntades,
para que con tu poder me ayudes a conseguir lo que busco,
para que mis metas se cumplan y sean realidad.
Que lo que pido sea purificado para no causar a nadie daño,
y si algo de lo que quiero no es positivo para mí, que mute en algo favorable.
Entrego mi corazón y me quedo en paz, porque confío.
¡Que así sea, está hecho y es mi voluntad! ¡Gracias!”.

Dejas la vela que se consuma toda, el cuarzo, el papel de los deseos y el incienso los dejas bajo la luz de la luna durante toda la noche.