El Perdón

El Perdón
es un mecanismo para que nuestro corazón sane de las heridas, para que nuestra alma brille, para que nuestra vida vaya a mejor. El Perdón, te libera es la llave que nos abre la puerta de la felicidad. Todos tenemos algo que nos ha sucedido en el pasado que al recordar pueden causar dolor, esas cosas forman parte de nuestra mochila que no nos dejan avanzar,  perturbando nuestra vida presente. Pero para que sea más fácil el perdonar a aquellos que nos ofendieron en primer lugar tenemos que perdonarnos a nosotros mismos de los errores que hemos cometido en el pasado, que hacen que nos sintamos culpables. Para liberarnos de esa culpa que llevamos y no nos deja crecer, en primer lugar, debemos perdonarnos. En nuestro devenir por la vida todos nos equivocamos y de esas equivocaciones aprendemos y evolucionamos para mejor. Si entiendes que todos somos humanos y cometemos errores en momentos de nuestra vida, entenderás que hay otras personas que tienen razones para equivocarse.

Es importante que te perdones por los errores que has cometido en el pasado. Debes dejar de sentirte culpable, libérate de esas cadenas que no te permiten crecer y te alejan de la felicidad. La culpa que traes contigo es pesada y no te permite crecer. Son fantasmas que van frenándote el camino.

Los pasos principales para perdonar a alguien son los siguientes:

Cierra ahora los ojos y, visualiza a la persona en tu mente, contémplalo por un rato. Trata de percibir alguna chispa de luz en alguna parte de esa persona, y trata que esa luz se expanda hasta envolver a dicha persona, transformándola en algo bueno. Intenta visualizar a esa persona transformada en Luz delante de ti y repite desde el fondo de tu corazón:
"yo te lastimé en aquella ocasión, con esto y con está otra situación, te pido de corazón que me perdones",
"yo te perdono de corazón por lo que me hiciste en aquella ocasión"

a continuación visualiza la luz que desprende esa persona y envuélvete de ella, siéntela  de forma que ahora eres uno con el otro, abrázalo y luego despídete mirando como se aleja de ti.

A partir de ahora practicando el perdón y la comprensión, vas a sanar las heridas de tu corazón y alma, construyendo una mejor vida para ti y para los que te rodean. Abrete al amor y a los pensamientos positivos, dejando de lado aquellos recuerdos dolorosos e impidiendo que se conviertan en resentimientos..